¡Hola, pisqueros! En esta nueva entrada vamos a atacar el frío con un clásico de las noches desérticas de Ica. La hora del té nunca más fue la misma desde que se unió al pisco para que las personas encuentren el calor que se necesita en un frío invierno como el que hoy estamos viviendo en Lima.

Recuerdo que hace muchos años escuché por primera vez sobre esta combinación. En el oasis de la Huacachina, en Ica, lo llamaron “51” y es simplemente un té muy caliente con un chorro de pisco puro al gusto de cada uno. En esta laguna es muy común ver a los locales beber de esta forma cuando el sol se oculta y los fuertes vientos del desierto golpean.

Hoy podemos revivir esta caliente bebida pero ya no solo con el sabor del pisco puro. Gracias a Macerados Coya, podremos disfrutar de diferentes sabores de “té piteado”, como se le conoce comúnmente. Este solo consiste en la preparación clásica del té y agregarle un shot del Macerado Coya de nuestra preferencia y obtener un nuevo sabor que calentara nuestras frías noches. ¡Salud pisquero! Hasta la próxima.

Gian Carlo Alvan Coya
Estudiante en ISIL
Macerados Coya son frutos y hierbas maceradas en pisco artesanal.
Gian Carlo Alvan Coya on EmailGian Carlo Alvan Coya on FacebookGian Carlo Alvan Coya on Instagram
Etiquetas: